Una campaña de marketing digital debe ser diseñada a partir de sus objetivos. Como por ejemplo aumentar el tráfico web, promocionar la imagen de la marca o incrementar las ventas. En función de estas metas, tendremos que elegir con mucho cuidado las palabras clave, el tipo de contenido y el target al que nos dirigimos. Así podemos obtener óptimos resultados reduciendo al mínimo los costes. Si tienes en mente crear una campaña publicitaria no deberías perderte nuestra entrada de hoy. Hablaremos de un sistema que se adapta por completo a las características de tu negocio y a tu bolsillo. Te explicamos qué es el PPC.

 

¿Qué es el PPC?

El PPC o Pago Por Clic es un modelo de publicidad bastante popular en Internet gracias a plataformas como Google Ads y Facebook Ads. En pocas palabras, se trata de anuncios online por los que solo pagaremos cada vez que alguien haga clic en el enlace. Así que el coste de las campañas está directamente relacionado con su relevancia.

Esta característica resulta muy rentable para los particulares y empresas. Ya que el desembolso final casi siempre está en sintonía con los resultados obtenidos. Sin embargo, es indispensable realizar un estudio preliminar para descubrir nuestro público objetivo y la realidad del mercado. Tareas que también entran dentro de la categoría del PPC Marketing.

 

¿Cómo funciona?

El éxito de nuestras campañas de PPC depende de varios factores, aunque los más importantes son el coste por clic, la tasa promedio de clics y el coste por adquisición.

– Coste por clic (CPC)

El coste por clic o CPC es la cantidad que tendremos que pagar por cada nuevo visitante, que depende del tipo de campaña y la segmentación de nuestro target. Esta cifra puede generarse automáticamente o bien establecer un límite de pujas, siendo esto último lo más recomendable si queremos disfrutar de mayor retorno de la inversión (ROI). Por lo demás, el funcionamiento es muy simple: cada vez que haya un anuncio disponible en la plataforma aquel usuario con la puja más alta se hará con él.

– Tasa promedio de clics (CTR)

En cuanto a la tasa promedio de clics (CTR), se trata del porcentaje de personas que han accedido a nuestros anuncios. Por norma general, cuanto más alto sea este ratio mejor le irá a tu campaña de publicidad, aunque los especialistas consideran que un CTR de 0.90% en Facebook o de 0.35% en la Red de Display de Google Ads son excelentes cifras.

– Coste por adquisición (CPA)

Y finalmente, tenemos el coste por adquisición o CPA, que básicamente es lo que nos cuesta la conversión de cada usuario a cliente final. Es uno de los conceptos más determinantes a la hora de lanzar una campaña de PPC y debe compararse con el volumen de ventas conseguido. Por ejemplo, si cada adquisición nos cuesta 5 euros y los usuarios adquieren de media productos por valor de 100 euros, estamos en el buen camino.

 

¿Para qué sirve el PPC Marketing?

Si dispones de un presupuesto muy ajustado y quieres sacarle el máximo rendimiento hasta el último céntimo invertido, el PPC es la mejor opción que existe en la actualidad. Además, la campaña proporcionará un enorme impulso a tu visibilidad en la red, sobre todo si utilizas Google Ads.

Se trata de un tipo de marketing muy eficaz, ya que el nivel de segmentación es muy elevado y los anuncios solo llegarán a aquellos usuarios potencialmente interesados en tus productos o servicios. Y nos permite controlar el gasto, fijar un máximo para las pujas y obtener un retorno de la inversión mucho mayor que con otros sistemas publicitarios.

 

¿Qué plataformas ofrecen PPC?

Google Ads es sin duda la más popular de todas, ya que cuenta con la ventaja de mostrar nuestros anuncios en la primera página de Google, algo que ayudará al posicionamiento orgánico de nuestra web. Pero también tenemos otras plataformas muy interesantes como Bing Ads, que surge de la fusión entre Microsoft y Yahoo. Su alcance es menor que la anterior, pero los anuncios también serán más económicos.

Otra alternativa muy interesante es Facebook Ads, que está muy extendida en todo el mundo. Se caracteriza sobre todo por su capacidad de segmentación e inversión reducida, por lo que es perfecta para autónomos y pymes. Sin olvidarnos de LinkedIn Ads, ya que esta plataforma es ideal para conseguir leads de calidad y llegar tanto a clientes como a profesionales.

Y por último, hablaremos de Instagram Ads, que es la principal red social en nuestros días. Su gran ventaja es que accederemos a un público masivo, por lo que las oportunidades de negocio aumentan exponencialmente. Sin embargo, las campañas son bastante difíciles de organizar, por lo que se suelen delegar en expertos en PPC y marketing digital.

Pin It on Pinterest