695 94 38 29 contacto@atecnis.com

      Si has llegado a este artículo es porque necesitas sacar el máximo rendimiento de tu equipo. Los miembros que lo conforman son parte esencial del negocio, de ellos depende en gran medida los resultados que se consiguen. Unos empleados motivados y con ganas de dar el máximo, hará que tu empresa destaque por encima de la competencia. Aquí vamos a indicarte una serie de consejos sobre cómo motivar a un equipo de trabajo y así lograr un mayor rendimiento.

       

      Definir objetivos concretos

      La concreción de metas está relacionada con el rendimiento de las tareas, es la principal fuente de la llamada “motivación intrínseca”. Esta motivación es conducida por un interés en la tarea. Tener los objetivos claros y concisos hará que los empleados tengan una ruta bien definida con la que trabajar. Es importante concretar metas alcanzables con fecha límite de finalización.

       

      Dar poder a los empleados

      La intervención directa de los miembros del equipo en la toma de decisiones es otro paso crítico en este sentido. Brinda soporte y facilita el debate para ayudar a solventar problemas. Anima a tus empleados para que sean ellos mismos quienes pongan la solución, en lugar del jefe. A medida que la confianza y el compromiso crecen, delégales más tareas para que tomen sus propias decisiones.

       

      Ofrecer soporte

      Los cambios en la empresa supone que ciertos procesos deben aprenderse de nuevo, lo que requiere adquirir nuevas habilidades. El líder del equipo debe ofrecer una adaptación idónea durante estos cambios y ayudar a entender la nueva metodología. Se debe entrenar y emplear el tiempo necesario para que todos los cambios sean comprendidos por los empleados.

       

      Comunicar la visión

      Definir, desarrollar y comunicar la visión es relativamente sencillo, lo difícil aquí es inspirar a la gente para que te sigan. Trata de hacerlo de un modo claro y relevante para ellos. No fuerces ni intentes cambiar la opinión de alguien que no esté de acuerdo en todo lo que digas. Haz pequeños cambios por el camino y demuestra con hechos que la visión elegida es la ideal.

       

      Mostrar agradecimiento y valor

      Es muy importante invertir tiempo y energías para motivar a un equipo de trabajo. Cada empleado debe sentirse apreciado, respetado y valorado en la función que realiza. Reconoce lo que hace y su compromiso con la empresa se incrementará en gran medida. Como líder del equipo, debes crear una cultura de respeto y de cómo éste se consigue. Los trabajadores te lo agradecerán.

       

      Conoce a tus empleados

      Los líderes más destacados dedican parte de su tiempo a conocer muchas de las aficiones y motivaciones que tienen sus empleados. Aquí se trata de crear un vínculo especial y mostrar un interés real en la persona, no solo pasar el tiempo por pasarlo. Está demostrado que el trabajador incrementa su proactividad y dedicación por el bien de la empresa.

       

      Promover el crecimiento profesional

      Un gran líder debe servir de mentor y guía profesional para su equipo de trabajo. Aquí el objetivo es el de conseguir un incremento en el desarrollo profesional del trabajador. Un mayor conocimiento e información hará que la persona pueda tomar responsabilidad en más acciones dentro de la organización. Esto conllevará a mayor motivación y sentido de pertenencia.

       

      Ofrece un espacio de trabajo agradable

      A cualquier persona le gusta trabajar en un espacio que esté limpio y sea agradable. Emplea el tiempo necesario en poder adaptar la oficina o local. Tenerlo todo por medio, sucio y con un aspecto descuidado no ayudará en absolutamente nada. Invierte también en equipos y material de calidad, con los cuales se pueda trabajar sin problemas continuos e interferencias.

       

      No castigues los fallos

      Todos cometemos fallos en nuestra vida, es parte del ser humano. Lo más importante aquí es saber sacar conclusiones de ellos y aprender durante el proceso para no volver a cometerlos. Cuando un miembro de tu equipo se equivoque en algo, no lo critiques. En cambio, anímalo a intentarlo nuevamente de un modo diferente y sabiendo las consecuencias que puede tener.

       

      No realices microgestiones

      Resulta tentador estar pendiente en todo momento de las tareas que hace el empleado. Esto es un error, ya que limita la capacidad del trabajador en hacer su propio trabajo del mejor modo posible. Define unos procesos claros para cada tarea y deja libertad a tus trabajadores. A nadie le gusta tener un jefe revisando constantemente lo que se hace en cada momento.

       

      Evita reuniones inútiles

      Las reuniones pueden ser una gran pérdida de tiempo en las empresas. Según diversos estudios, se desperdician casi 4 horas semanales en reuniones que no van a ningún lado. Crea un calendario para tratar temas verdaderamente importantes y que valgan la pena. Invita solo a parte del equipo necesario y comienza estas reuniones a la hora exacta. No desperdicies el tiempo, lo necesitarás para otras funciones.

      Esperemos que estos consejos te sirvan y los pongas en práctica para motivar a tu equipo de trabajo.