Las empresas, las naciones y la sociedad en general necesitan de buenos lideres para guiarnos y marcarnos el camino. Es muy común identificar a un mal líder, por lo que hoy nos centraremos en las características principales que definen a un buen líder. Son aspectos esenciales que debe tener una persona que pretende ser el líder que todos quieren. Haremos especial referencia con este artículos a los líderes en las organizaciones empresariales.

 

1- Integridad

No cabe duda de que la integridad es uno de los elementos más importantes. Ya no solo en líderes de empresas, sino en otro tipo de organizaciones donde se tomen decisiones importantes. Este rasgo es especialmente relevante en aquellas entidades con un gran volumen de personas involucradas y con asuntos importantes a tratar. La entereza moral de buen líder, hará que las personas a su mando lo valoren.

 

2- Habilidad para delegar

Se trata de una de las responsabilidades clave en un líder, pero se debe hacer de manera efectiva. El objetivo con esto no es tan solo liberarte de hacer las tareas, sino el de facilitar el trabajo en equipo, aumentar la autonomía de los empleados y promover la toma de decisiones entre los empleados. Un líder debe construir un entorno de confianza con todo su equipo para que aumente la motivación laboral.

 

3- Comunicación

Otra de las características de un buen líder es que debe ser capaz de comunicar en diferentes modos. Desde transmitir mera información corporativa, hasta servir como mentor a los trabajadores. Un buen líder sabe escuchar a un amplio abanico de personas con diferentes roles dentro de la empresa. Se debe emplear una comunicación sincera, profesional y con contenido que aporte valor al que lo escucha. Sin comunicación, no hay avance.

 

4- Auto-conciencia

Si un líder se conoce bien a sí mismo, podrá ser mucho más efectivo con los demás. ¿Te has parado a pensar qué piensa la gente de ti? Haciendo un ejercicio de auto-conciencia podrás entender dónde puedes estar fallando y los aspectos a mejorar. Conócete a ti mismo y actúa en consecuencia con la gente que te rodea. Verás grandes resultados con tus trabajadores.

 

5- Gratitud

Mostrar gratitud conlleva a tener una mayor autoestima, reducir la depresión, disminuir la ansiedad y también facilita dormir mejor. Hay muy poca gente que dice “gracias” en el trabajo o en cualquier otra situación. Aprende y acostúmbrate a dar las gracias, un gesto que puede parecer simple pero que tiene unos resultados realmente buenos si lo haces asiduamente.

 

6- Empatía

La empatía está estrechamente relacionada con el rendimiento laboral, la inteligencia emocional y la efectividad en el liderazgo. Está demostrado que al mostrar empatía por la otra persona, ésta te valora mucho más y te tiene en consideración. La empatía puede ser aprendida poco a poco. Pequeños cambios en este sentido hará que la relación entre el equipo mejore de gran modo.

 

7- Coraje

En ocasiones es bastante duro alzar la voz en el trabajo, ya sea para transmitir una nueva idea, alertar sobre un problema o comunicar un feedback sobre un asunto importante. Un buen líder debe marcar el camino en la dirección correcta. No se deben pasar de largo ciertas situaciones, por el simple hecho de no caer en conflictos y así evitar momentos incómodos. Se debe tener coraje para marcar el rumbo y guiar a los empleados según la visión de la empresa.

 

8- Respeto

El respeto diario de un líder hacia sus empleados es una de las cosas más importantes que puede hacer. Esto facilitará cualquier conflicto y tensión existente. Creará confianza y mejorará de manera considerable la efectividad. Destacar que el respeto hace mucho más, que la simple ausencia de él. Debes explorar diferentes modos de cultivar un clima de respeto en el entorno laboral. Sin duda, una de las características más relevantes de un líder.

Pin It on Pinterest